Vacunar contra la rabia es fundamental en el objetivo de eliminar la enfermedad

Si bien el Ministerio de Salud Pública, a través del programa de Zoonosis provee anualmente a los municipios las dosis, elementos descartables y asesoramiento técnico, la aplicación de la vacuna la llevan adelante las administraciones municipales.

Mientras que en el año 2019 se distribuyeron 336.755 dosis, este año los responsables de organizar la campaña en su territorio y retirar las vacunas del programa provincial sólo requirieron 200.325.

En cuanto a cobertura de la población animal objetivo, en el año 2019 se colocó el 78% de las vacunas, mientras que este año el porcentaje de dosis aplicadas es del 55 %.

En la Capital, el último brote importante de rabia animal se verificó en el año 2005, con 10 casos, indicó el jefe del programa de Zoonosis, José Luis Sartini, quien destacó la importancia de la vacunación masiva y sostenida, ya que el efecto de la vacuna dura un año. “La rabia es mortal, si una persona es mordida por un animal enfermo, está en serio riesgo”, dijo.

Situación territorial

De los 60 municipios en los que se divide políticamente la Provincia, 22 están clasificados como de alto riesgo para rabia, 25 son de mediano riesgo y 13 de bajo riesgo.

De los primeros, el 50% retiró las dosis para realizar la campaña de este año. En el caso de los de mediano riesgo, el porcentaje fue del 78% y en los de bajo riesgo, del 46%.

Según registros del programa de Zoonosis, del año 2006 al 2013 no hubo casos de rabia animal en la provincia. En los años siguientes, estos son los datos

2014: 4 casos (1 en Capital y 3 en Salvador Mazza)

2015: 6 casos (2 en Aguaray y 4 en Salvador Mazza)

2016: 4 casos (3 en Aguaray y 1 en Salvador Mazza)

2017: sin casos

2018: 12 casos (1 en Tartagal, 5 en Capital y 6 en Salvador Mazza) (*)

2019: sin casos

2020: hasta el momento sin casos.

(*) Los casos detectados en Capital corresponden a murciélagos capturados y estudiados.

El último caso de rabia humana en la provincia de Salta data de hace cuatro décadas. Ocurrió en Guachipas, a raíz de una mordedura de murciélago.

Una zoonosis

La rabia está presente en todos los continentes y afecta a más de 150 países. Es responsable de alrededor de 60 mil muertes humanas cada año. En la mayoría de los casos, el perro es la fuente de infección, por lo que se define como zoonosis, que significa que la enfermedad pasa de un animal al ser humano.

De allí la importancia de la vacunación en la población canina, aunque las campañas se extienden también a gatos y monos que eventualmente vivan como mascotas en casas de familias.

Ante una mordedura de perro, gato, mono o murciélago, se debe lavar la herida con agua limpia y jabón y concurrir de inmediato a un hospital o centro de salud.

Read Previous

Incentivan la lectura en voz alta en todo el territorio de la provincia de Salta

Read Next

Entrená on line durante octubre con los profesores de los Parques Urbanos