Salud Pública recomienda adoptar estilos de vida saludables

En el Día Mundial del Corazón,  que se conmemoró ayer 29 de septiembre, el Ministerio de Salud Pública aconseja a toda la población realizar controles médicos para asegurarse de tener una buena salud cardiovascular, reducir el consumo de sal, no fumar y realizar ejercicio físico frecuente (caminar, practicar deportes, danza).

Asimismo, a través de la Supervisión de Enfermedades Cardiovasculares dependiente de la Subsecretaría de Medicina Social, adhiere a la campaña de la Sociedad Interamericana de Cardiología, invitando a los usuarios de redes sociales a publicar su selfie etiquetándola con #CuidaTuCorazón.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebran cada 29 de setiembre el Día Mundial del Corazón, con la finalidad de dar a conocer masivamente información sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Desde el año 2000 se celebra en todo el mundo esta fecha con actividades tendientes a crear conciencia sobre problemas cardiovasculares como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular (ACV), considerados como las principales causas de muerte prematura de los últimos tiempos.

Una de las formas de prevención es la reducción de sal en las comidas, ya que el consumo excesivo de sodio puede provocar o favorecer la hipertensión y aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y ACV.

Se estima que los argentinos consumen un promedio diario de sal que supera los 11 gramos, lo que duplica la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que aconseja una ingesta diaria de 5 gramos para personas adultas y una cantidad menor para niños hasta los 15 años.

Un alto porcentaje de sal ingresa al organismo a través de los alimentos procesados como panes, quesos, conservas, fiambres y comidas envasadas. De allí que se recomienda a los fabricantes de productos alimentarios reducir la concentración de sal; estimular el menor consumo de sal en escuelas, hospitales, lugares de trabajo, etc; adquirir productos preparados con menos sal; no colocar saleros en la mesa; reducir el agregado de salsas a las comidas; cocinar con menos sal; limitar el consumo frecuente de productos con alta concentración de sal; educar a los niños en el consumo de alimentos no procesados, sin sal añadida.

Una dieta saludable consiste en comer más frutas, verduras, cereales, legumbres y pescado, menos grasas animales y menos sal. Para evitar el sedentarismo se aconseja caminar al menos media hora por día o subir escaleras durante siete minutos. Por otra parte, es fundamental no fumar, descansar y efectuarse controles periódicos de la tensión arterial, colesterol y glucosa en sangre.

Son factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares (ECV) el consumo de tabaco, la obesidad, el sedentarismo, la hipertensión arterial, la diabetes, el estrés y el alto nivel de colesterol en sangre. El control de los factores de riesgo y la adopción de estilos de vida saludables permiten reducir significativamente la incidencia de las ECV, tanto en personas sanas como en aquellas que ya han sufrido algún tipo de éstas.

Fuente: Gobierno de Salta

Read Previous

Fundación HOPe junto a instituciones sociales del país luchan contra el cáncer infantil

Read Next

El Gobernador participó en el evento anual de la Fundación Educando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

three × 3 =