Roperito Comunitario logró invertir $ 430.000 desde su lanzamiento

La Secretaría de Fortalecimiento Socio Comunitario del Ministerio de Desarrollo Social, a través de la iniciativa Roperito Comunitario realizó una nueva entrega de kits de ropa y calzados al comedor “Caramelito” de barrio Norte Grande, con el objetivo de que la institución genere recursos mediante una estrategia de sustentabilidad económica en el marco del proyecto Construyendo Fortalezas Comunitarias.

“Caramelito”, es uno de los 11 comedores y merenderos en donde se lleva a cabo la iniciativa que logró generar desde su lanzamiento, fines de julio del 2020, hasta la fecha $430.000 para la compra de mobiliario, anafe, pintura, techo, alimentos o insumos de higiene, artículos de librería, entre otros.

Con la implementación del Roperito Comunitario, este comedor pudo adquirir un anafe y un cilindro de gas envasado para cocinar y continuar brindando raciones diarias a niños, niñas, adolescentes y adultos mayores que asisten. También es utilizado el dinero en carne, verduras, frutas, huevos, pan, entre otros alimentos. “Esto genera un impacto concreto en las cosas y son los resultados que impulsan a seguir”, manifestó Carlos Fernández, equipo técnico de la Dirección General de Desarrollo Local.

La iniciativa busca acercar a estos espacios comunitarios herramientas de autogestión para que puedan solventar gastos que mejoren la atención, y a la vez, colaboren con la comunidad en el acceso a vestimentas y calzados a costos accesibles.

La secretaria de Fortalecimiento Socio Comunitario, Josefina Nallar, destacó el compromiso de Nilda Ríos, encargada del comedor y todo el equipo de trabajo como verdaderas líderes positivas del barrio y manifestó: “Es tan noble esta tarea, ustedes brindan amor de una manera desinteresada.

Para nosotros es un orgullo enorme poder acompañarlos, nos vamos muy contentos por los resultados y estamos a disposición de ustedes para que este espacio sea un polo socio productivo donde haya un compromiso de toda la comunidad”.

Nilda Ríos, encargada del comedor señaló: “Solos no se hace nada, esto es un trabajo en equipo. Cuando me ofrecieron la propuesta, acepté porque significa un gran aporte para nuestro comedor, a veces pienso que esto nos vino como caído del cielo, estamos muy agradecidos con el Ministerio”, finalizó Ríos.

En la jornada se hizo entrega de kits en el merendero “Pancita de Goma” en barrio La Paz y se realizó un diagnóstico en el comedor “Chirolita” de barrio San Francisco Solano.

En la comedor “Caramelito” participaron estudiantes avanzadas de la Licenciatura en Trabajo Social de la Universidad Católica de Salta, quienes realizan sus prácticas preprofesionalizantes en la zona sudeste en el marco de un convenio de cooperación firmado semanas atrás entre el organismo Provincial y la casa de altos estudios.

Al respecto el director general de Desarrollo Local, Arturo Morales, destacó el involucramiento del sector académico en los proyectos, acompañando a las referentes de los comedores y merenderos en el asesoramiento cotidiano que se presenten en estos espacios de contención y a la vez señaló que realizarán un diagnóstico socio comunitario que permitirá potenciar el desarrollo local.

Acompañaron en la jornada, la coordinadora de Supervisión y Monitoreo del Ministerio de Desarrollo Social, María Elena Costa, y su equipo de trabajo además de la subsecretaria de Políticas Alimentarias, Silvia Ferro.

El funcionamiento

La Dirección General de Desarrollo Local de la Secretaría de Fortalecimiento Socio Comunitario, se comunica previamente con los comedores y les informa sobre esta propuesta y su funcionamiento. Una vez acordado entre las partes se procede a la entrega de un kit inicial con ropa y calzado de niños o adultos según las necesidades de la institución.

En la entrega del kit se fija un valor monetario y un tiempo aproximado para la venta, además se acuerda entre las partes un precio accesible para la venta. El dinero que se recaude podrá ser utilizado por el comedor para la compra de mobiliario, alimentos o insumos de higiene y limpieza del lugar.

Posteriormente la organización deberá realizar una rendición de las compras realizadas con los ingresos del kit a la Secretaría que en todo momento brindará asistencia y asesoramiento para evaluar los resultados. Cabe destacar que la institución no podrá comercializar la ropa que surja de donaciones individuales.

Read Previous

El equipo social de Dario Madile compartió un almuerzo comunitario en barrio Progreso

Read Next

Recomendaciones para interactuar con personas con hipoacusia