La solidaridad de los salteños puede cambiar la vida de una joven estudiante de la UNSa

Nadia Esteban Dagún tiene 21 años y nació con una discapacidad llamada Hipoplasia del Nervio Optico (ONH), que es el desarrollo incompleto o defectuoso del nervio óptico. También padece Nistagmo, una patología que le genera un movimiento incontrolable e involuntario de los ojos. La voluntad de superación de Nadia es tal, que cursa el tercer año de la licenciatura en Ciencias Biológicas de la UNSa. El esfuerzo es mayúsculo, ya que su problemática le impide focalizar correctamente, por lo que debe realizar lecturas pausadas y tomar constantes descansos. “Voy lento en el cursado de las materias debido a mi discapacidad. Pero eso no va a ser un impedimento de lograr mi objetivo de recibirme”, contó la joven a El Tribuno.
Su mamá, Mariela Dagún, recordó: “Desde pequeña estudió y se rehabilitó en gran parte en Escuela de Educación Especial Corina Lona, donde aprendió a leer en tinta y braille. Fue de gran ayuda y le permitió ahora cursar sus estudios superiores. Pero son muchos los escollos que debe sortear. Su esfuerzo y su empuje son admirables”.

En busca de un tratamiento
La familia desde hace años busca en Salta y en el país una posibilidad médica que pueda mejorar la calidad de vida de Nadia, pero no lo hallaron. Recientemente su papá, Mauricio Esteban Niz, divisó un hilo de esperanza: un tratamiento con células madre que podría cambiar la vida de su hija por completo. El único sitio donde se realiza es en el hospital Sipsi del Instituto Beike, de Tailandia, con el cual ya se contactaron, enviaron el historial clínico, los especialistas analizaron su situación y la aceptaron como paciente. Pero el costo es inaccesible para una familia tipo, ya que debería desembolsar entre gastos médicos, traslado y estadía, alrededor de 35.000 dólares. Solo la solidaridad de los salteños puede sortear esta barrera, por lo que la familia de Nadia abrirá una cuenta en el Banco Nación para recibir colaboraciones.
“Estamos tramitando la apertura de la cuenta y llenando todos los requisitos que nos pide el Banco Nación. Mientras tanto, quienes quieran comunicarse para interiorzarse de la situación pueden hacerlo al (0387) 4921442  o al 154 854 923”, contó la mamá de Nadia.
El tratamiento con células madres dura 16 días y consiste en la colocación de las mismas por vía intravenosa directamente en los ojos; y lumbar, es decir en la columna.
Un gesto de solidaridad de la comunidad puede poner fin a un padecimiento de 21 años de una joven que sueña, trabaja y se esfuerza por ser docente e investigadora, para servir a su provincia.

Fuente: El Tribuno

Read Previous

Alumnos de San Antonio de los Cobres ganaron el concurso “Un Lugar Mágico, imágenes que invitan”

Read Next

La Asociación Sembrando Esperanza realiza una jornada sobre discapacidad