La Provincia ya distribuyó más de 224 mil vacunas contra la rabia

La campaña de vacunación a perros y gatos se realiza en todo el territorio salteño, a cargo de las administraciones municipales. El 70% de los municipios ya retiró las dosis.

El Ministerio de Salud Pública, a través del programa de Zoonosis, lleva distribuidas 224.850 dosis para la campaña de vacunación antirrábica en toda la provincia.

De la partida inicial provista por el Ministerio de Salud de la Nación, de 250.000 dosis, queda un remanente de 25.150, previéndose que en mayo sea el un nuevo envío.

Hasta el momento, de los 60 municipios salteños, 42 han presentado la planificación correspondiente y retiraron las dosis para ejecutar la campaña en sus jurisdicciones.

El resto de las administraciones comunales debe enviar la planificación al programa de Zoonosis, a fin de que se les provea las vacunas y los insumos necesarios para vacunar a perros y gatos desde los tres meses de edad.

Todos los años, este programa notifica a los intendentes de todos los municipios para que remitan la planificación de actividades y las dosis necesarias, de acuerdo con la población canina y felina a vacunar.

Estos datos son esenciales, ya que desde el Ministerio de Salud Pública se provee, además de las dosis, los insumos descartables, instructivos y folletos didácticos. Por consultas, los responsables de remitir la planificación de la campaña pueden comunicarse con el programa de Zoonosis, llamando al teléfono (0387) 4215918.

Enfermedad prevenible

La rabia es una enfermedad viral que afecta al sistema nervioso de los mamíferos, incluyendo a los seres humanos y, en la mayoría de los casos, tiene desenlace fatal.

Los principales transmisores de la enfermedad a las personas son los perros y los gatos, a través de una mordedura, por lo que la vacunación de éstos es una cuestión de salud pública.

También otros mamíferos, como los murciélagos, pueden transmitir la rabia si están enfermos y muerden a una persona.

Se recomienda no estar en contacto con murciélagos y, en el caso de que se encuentre uno en la vivienda, dar aviso al servicio de zoonosis local, para que los técnicos lo capturen y envíen al laboratorio para su análisis.

En caso de ser mordido por un animal, lavar la herida con agua y jabón. No colocar alcohol ni otro desinfectante y concurrir de inmediato a un servicio de salud.

Para los casos que corresponda, existe una vacuna antirrábica para humanos, que se aplica lo más inmediatamente posible después de ocurrido un evento de riesgo.

Se debe vacunar a perros y gatos desde los tres meses de edad, una vez por año, durante toda la vida.

En caninos y felinos, los síntomas de rabia incluyen cambios de comportamiento, agresividad, salivación excesiva, imposibilidad de tragar o beber, pupilas dilatadas, convulsiones, parálisis.

Read Previous

Salud Pública concursa vacantes para instructorías en residencias médicas

Read Next

Servicio de SAETA por el Día del Trabajador